Partido GEN de Villa Gobernador Gálvez
Partido GEN de Villa Gobernador Gálvez
El poder de las ideas
GEN VGG
JAVIER MORENO INFRAESTRUCTURA
Lunes 15 de diciembre del 2014

Buscando nuevos caminos: 2 alternativas de pavimentos para las calles de VGG

Diciembre permite reflexionar y planificar que año queremos o deseamos. Desde el GEN tenemos estas ideas para imaginarnos un año distinto, con una ciudad que encuentre su sendero, que lo más visible como las calles de la ciudad cambien su aspecto para su accesibilidad y para conectar los aislados barrios. Invito al lector a compartir estas líneas para soñar con los pies en la tierra. Por Javier Moreno.


Cuando hablamos de calles, sabemos que estas les otorgan a cada zona un estilo y muchas veces deciden si es un barrio conectado al resto de la ciudad o aislado.

Casi ningún barrio se parece. Tenemos el Villa Diego de calles de hormigón que se a poco se convierte en una zona céntrica, recibiendo a decenas de comercios que ya no caben en las avenidas San Martín y Juan Domingo Perón. El Pueblo Nuevo con sus callecitas de mejorado y tierra en desnivel, surcando las imperfecciones del terreno que conviven con el arroyo Saladillo. El viejo centro de Gálvez, con sus calles de hormigón que resistieron la gran inundación y el incesante tránsito de las últimas décadas.

Un Coronel Aguirre que es toda una ciudad dentro de Villa Gdor. Gálvez. Con sus características que lo hacen único, se fue desarrollando sin reglas ni servicios. “A los ponchazos” dirían los abuelos, con una avenida como Soldado Aguirre que permite comunicar al barrio con Rosario directa-mente, lo cual indirectamente ha provocado que muchos vecinos de la zona casi ni circulen por el este villagalvense, muchos nunca cono-cieron el río, el Swift y las quintas. Con un cementerio nutrido de recuerdos olvidados y barriadas muy precarias que fueron poblando la zona desde las vías del ferrocarril.

Otros barrios fueron adquiriendo con “parches”, calles de diferentes materiales, niveles, abovedados y sentidos.

Por allá lejos del centro también están los barrios olvidados, rodeados por el gigante Cargill que escondió a un barrio entero y frigoríficos que se localizaron a la vera del Río Paraná y Arroyo saladillo, con el único fin de tener cerca un vertedero natural de sus desperdicios.

Las calles de mi ciudad son así. Todas se fueron conectando de a poco, algún que otro año inaugurando pavimento nuevo en algunas y a los pocos meses deterioradas a merced del transporte público de pasajeros que siempre está de paso y de obras públicas que se realizan a pocos meses de inaugurados los pocos nuevos pavimentos.

Es lo que hay, históricamente pocas veces se planificaron. Ver un mapa lo demuestra con casi inexistentes cuadrículas rodeadas por diversos cruces en todos los sentidos, rodeados por terraplenes del ferrocarril, que muchas veces ofician de diques protectores o perjudiciales en épocas de intensas lluvias que resultan verdaderos muros berlineses que impiden el contacto entre vecinos de diferentes barrios.

Nuestros caminos necesitan una planificación, verdaderos estudios que analicen materiales y construcciones acordes a cada zona, desde los terrenos blandos de napas altas de Coronel Aguirre, hasta los arcillosos y empinados de Costa Esperanza. Debe preveerse el recorrido y escurrimiento del agua pluvial, de los campos linderos que buscan su salida a los cauces naturales entre otras medidas que deberían darse por sentadas.

En esta columna, trato de dar cuenta de la escenografía en la que nos toca vivir en Villa Gobernador Gálvez. Es indispensable saber de dónde venimos y hacia dónde vamos para imaginarnos nuestra ciudad dentro de unas décadas. La calidad de vida y la indispensable comunicación por caminos nos obliga a pensar la ciudad, a discutir que tipo de Villa gobernador Gálvez queremos.

Cuando todos los barrios estén realmente comunicados por caminos transitables, recién allí seremos una ciudad. Hoy solo somos barriadas englobadas políticamente en secciones meramente cartográficas.

Lo que hay no alcanza

En las últimas décadas, se ha avanzado muy poco en lo que respecta a infraestructura. Las pocas calles que se repavimentan se deterioan a los pocos meses porque no están construidas como corresponde (y no es necesario ser un ingeniero para darse cuenta). -

Hay una cruda realidad, al ritmo que se construyen caminos (sic) o se pavimentan actuales, nos llevaría siglos tener una ciudad con caminos transitables en buenas condiciones. Calles como Pablo Iglesias, Garay, Eva Perón ya están con importantes problemas estructurales a pocos meses de ser repavimentadas. Nunca se quiso tener en cuenta la inexistencia de desagües pluviales y bocas de tormenta o cordones cuneta desnivelados .

Ganarle al tiempo

Desde el GEN, nuestro espacio político al que pertenecemos y militamos, estamos plan-teando una nueva mirada. Como el tiempo apura, los vecinos de diferentes barrios necesitan soluciones rápidas y seguramente el Municipio no está en condiciones de responder con celeridad, proponemos una nueva forma de encarar este tipo de obras. O por lo menos que se considere y que sea evaluada por profesionales de la ingeniería civil y arquitectos.

La mejor manera es imaginarnos como intervendríamos un barrio o una zona de calles de tierra. Por ejemplo, el típico Barrio La Paloma, Barrio Pesci, Resistencia o El Eucaliptal para ser lo más federales posible.

En el gráfico de la página siguiente, proponemos intervenir con un método de construcción rápido y accesible para las flacas arcas municipales. Creemos que aprovechando mejor los fondos de obras menores aportados por la Provincia y Nación se podría trabajar en una zona de intervención modelo, que sirva como prototipo para futuras urbanizaciones o mejoramientos.

A continuación, también detallamos 2 propuestas que realizamos para combinar en una futura prueba piloto, lo cual generaría una gran oportunidad de avanzar hacia nuevas técnicas más sustentables económicamente y ambientalmente y que otorgarían una mejor calidad de vida a los vecinos, permitiendo derechos mínimos cumplidos como el acceso permanente a sus domicilios y a los servicios como ambulancias, bomberos y transporte público, muchas veces privados de estos por el estado lamentable de caminos que por cuestiones climáticas muchas veces quedan intransitables.

El pavimento articulado

Un método de caminos que data de la antigua Roma, posee un exclusivo sistema de construcción totalmente en seco, lo que permite liberar el transito inmediatamente, ya sea al colocarlos la primera vez como en futuras reparaciones subterráneas reutilizando las mismas piezas, logrando el mismo acabado estético original.

Por ejemplo, en futuras obras de ampliación de redes cloacales o pluviales debajo de las calles, este sistema permitiría una sencilla remoción de los bloques para permitir el trabajo de obra, y su re-utilización para el final de obra.

La mano de obra a utilizar no tiene que ser calificada, ya que la capacitación para los obreros es sencilla y rápida, generando una oportunidad para los jóvenes y adultos que no poseen trabajo. Es por todo lo expuesto que proponemos este sistema de pavimento articulado como una interesante alternativa a los pavimentos más comunes.

Es inclusivo porque permite que pueda volver a trabajar una persona a punto de jubilarse o jubilada. Para los más jóvenes puede ser su primer trabajo y puede ser el punto de partida para que se comiencen a gestar cooperativas de trabajo para estas tareas si se toman como política de Estado comenzarlas y mantenerlas en el tiempo.

Permiten un tránsito vehicular amplio, porque existen adoquines para resistir tránsito pesado. Solo se necesita un buen trabajo de abovedado y distribución uniforme de los materiales para suelos y su correspondiente cordón cuneta de hormigón que tiene como tarea soportar las deformaciones y movimientos de los adoquines tras la resistencia ante el tránsito.

Al ser un sistema de juntas flexibles por medio de la arena, el pavimento, como lo dice su nombre, es articulado, y flexible. El mayor problema que tienen los pavimentos es su comportamiento ante el tránsito, vibraciones y el agua.

Calles verdes ¿Por qué no animarse?

Este proyecto de “calles verdes” con bloques huecos de cemento, permitirían el crecimiento del césped y drenar mucho más rápido el agua de lluvia y mejorar la calidad de vida del vecino sin impactar en el medio ambiente. En sí, este proyecto, podría ser una solución final para encontrar una mejor convivencia entre el desarrollo urbano y el equilibrio ecológico.

Día a día vemos como las bocas de tormenta de estas avenidas no dan abasto para drenar el caudal de lluvia. Por consiguiente el drenaje es lento y se producen amplios anegamientos que peligran la seguridad vial.

Nuestra propuesta consta de un asfaltado “virtual” con un drenaje natural del agua de lluvia. Requiere nivelar las calles de un determinado barrio para proveerle un desnivel natural para un correcto drenaje del agua. Los bloques de cemento son una solución para combinar césped con superficies transitables, como patios, entra-das de autos y senderos. La superficie resultante desagota el agua por sí misma, en forma natural. Cada bloque cubre el césped en un 50% y está construido en cemento vibrado y comprimido de alta resistencia.

Construir este tipo de caminos es un proceso sencillo y accesible para cualquier municipio. Se debe desmontar, de acuerdo al espesor del bloque elegido, de 9 a 11 cm de la tierra vegetal. En su lugar se coloca tosca o escombros y se apisona muy bien. Luego se distribuye una capa de arena de 1 a 2 cm de espesor sobre la que se asentarán los bloques. Para evitar que los bloques se muevan del lugar, se coloca un cordón de hormigón perimetral. Luego se rellenan parcialmente las cavidades con la tierra vegetal. El lugar restante se completa con tierra mezclada con semillas o recortes de panes de césped y queda listo para usar.

Atajos que permitirían avanzar en menor tiempo
Las calles de pavimento no lo son todo. En calles barriales donde no circula el transporte público de pasajeros se podría resolver fácilmente con cordones cuneta, un buen abovedado para asegurar la vida útil de la calle y un correcto drenaje del agua y piedras a granel, como vemos en algunos pueblo e incluso acá cerquita, en la localidad de Alvear.
Muchas veces son preferidos estos tipos de caminos que los pavimentados, porque aseguran una temperatura más fresca en verano por absorver el agua de lluvia. El pavimento de asfalto u hormigón es muy reflectivo.
Generar cuadrículas de cuadras con este tipo de caminos y calles asfaltadas que las rodeen para permitir el paso de colectivos, cambiaría el aspecto y accesibilidad de barrios de una manera mucho más rápida y económica.

Javier Moreno
Javier Moreno

Coordinador Partido GEN Villa Gdor. Gálvez
Facebook
Twitter

Estamos pensando ideas para los caminos de las próximas generaciones
Estamos pensando ideas para los caminos de las próximas generaciones
Estamos pensando ideas para los caminos de las próximas generaciones
El pavimento articulado se puede apreciaren la vecina localidad de Alvear. Rápido, económico y con
El pavimento articulado se puede apreciaren la vecina localidad de Alvear. Rápido, económico y con
El pavimento articulado se puede apreciaren la vecina localidad de Alvear. Rápido, económico y con

Los bloques de cemento que permiten crecer el cesped, pueden formar parte de una prueba piloto para
Los bloques de cemento que permiten crecer el cesped, pueden formar parte de una prueba piloto para
Los bloques de cemento que permiten crecer el cesped, pueden formar parte de una prueba piloto para




Conocé nuestra plataforma de ideas y proyectos para VGG

Acompañá a Marga! Pre-afiliate al GEN

Con tu afiliación nos ayudás a seguir trabajando por un país mejor.

Participá del proyecto participativo para sumar pasos bajo nivel de las vías

Mejorar la conectividad, favoreciendo la convivencia de vías y calles

Javier Moreno te invita a ver nuestros videos sobre proyectos y recorridas