Partido GEN de Villa Gobernador Gálvez
Partido GEN de Villa Gobernador Gálvez
El poder de las ideas
GEN VGG
CEM
Lunes 26 de enero del 2015

Relatos del sentir ferroviario: “El viaje inesperado” por Jean marcos Correa :: CEM2014

“El viaje inesperado” por Jean marcos Correa. Finalista CEM 2014.


Nuestra historia que cumplirá 50 años, es la de un hombre llamado Juan Bautista Heriberto Funes, alto, flaco y fuerte; su oficio era el de pastor de ovejas, padre de 5 hijos y esposo de Dolores Amanda Luna, la gringa del pueblo chico.
Su abuelo y su padre fueron pastores y el aprendió de ellos a cuidar de las ovejas viviendo en un campo del pueblo de Ester cerca de nuestra ciudad de Villa Gdor. Gálvez. Era uno de los últimos pastores de este lugar y la lana de sus ovejas era la más buscada del país y toda su familia estaba orgullosa de su trabajo ya que todos trabajaban juntos.

Un día decidió viajar a Buenos Aires para poder vender su lana a un mejor precio porque en nuestra provincia le pagaban muy poco y entonces llegó a la estación Villa Diego una mañana muy fría pero a él no le preocupaba porque siempre llevaba un gran termo de café a todos lados, es así que compró su primer boleto de tren y estaba muy ansioso por viajar por primera vez a un lugar muy lejos y en tren.
Se subió al tren le dijeron que el viaje duraba 5 horas. Después de 2 horas comen-zó a aburrirse, entonces se le ocurrió tomar un café y charlar con el maquinista y en el momento que le estaba sirviendo café al maquinista se le derramó todo sobre el carbón que hacía funcionar la locomotora pero nadie salió herido pero el tren se detuvo por 3 horas.
Mientras esperaban que se secara el carbón, los dos, Juan Bautista Heriberto Funes y el
maquinista, Carlos Eduardo Manzanilla, el cual era maquinista desde que tenía memoria, puesto que su papá era chofer de trenes desde que la estación estaba allí, en Villa Diego, lo habían enviado a buscar desde un pueblucho de Buenos Aires donde aprendió el oficio con el señor González, un anciano que de muy mal carácter pero buen corazón que lo llevo en los viajes que podía y le enseñaba todo lo que sabía de trenes y de buenas personas. Pero todo eso es otra historia.

Los nuevos amigos conversaron de gustos, de hijos, de lugares. Cada historia del
maquinista a Juan Bautista le parecían fantásticas, su vida había consistido siempre en rutinas, levantarse, desayunar, cuidar las ovejas, trabajar la huerta, bañarse y comer todos los días.
Todos los días iguales. Igualitos por semanas, meses, años. Excepto alguna visita que cambiaba los planes. Alguna fiesta. Sino siempre todo igual.
La vida tranquila, con campo y ovejas era algo que Carlos, el maquinista había añorado toda su vida. Tomar mates, tranquilo. Los animales, el aire fresco, el silencio.
Sin embargo una vida llena de historias, gente, pueblos, aventuras, era en el fondo lo que el pastor de ovejas ansiaba, por eso el viaje.
Allí estaban los dos, asombrados de lo que el otro contaba. Juan hablaba de crías, de tormentas, de gallinas, de calabazas. Carlos hablaba de gente que subió, que bajó, que se quedó, que huyó.
Pero pasadas las 3 horas comenzaban a aburrirse. Juan extrañaba su campo tranquilo, Carlos extrañaba los paisajes del viaje y las aventuras. Entonces probaron arrancar de nuevo y el carbón se había secado. Se pusieron muy contentos. Subieron juntos adelante en la maquina con un nuevo termo de café. Esta vez tuvieron mucho cuidado.
La alegría de seguir el viaje les recordó nuevas historias para contarse y así pasaron las horas hasta llegar a Buenos Aires. Allí apenas bajó ofreció sus lanas a las señoras para tejer abrigos a su familia, le compraron rápidamente todo lo que llevaba, Y le pedían que volviera con muchas más. Él les dijo que con mucho gusto volvería pronto con su amigo Carlos.
El maquinista hizo sonar la bocina del tren que anuncia su regreso a la estación de Villa Diego. Juan se apresuró. Subió con Carlos para seguir conversando y contarle lo bien que le había ido.
Cuando llegaron a Villa Gobernador Gálvez se despidieron con un fuerte abrazo.

-¡Fue un viaje inolvidable!- dijo Carlos.
-¡si! ¡Fue un viaje inesperado! Pero maravilloso- Dijo Juan Bautista
-¿Por qué te gustó viajar?- preguntó Carlos
-No solo por eso, sino porque encontré un amigo como tú - dijo Juan -  Ahora debes venir
de visita a mi casa cuando tengas franco, con toda tu familia.
-Claro que iré! Y tu tienes que venir a viajar a mi lado cada vez que te aburras un poco-
Dijo Carlos.

Y así fue como las dos familias se hicieron muy buenas amigas, todo gracias al tren que
reúne a las personas por mucho tiempo y las hace conversar y conocerse, que viajando y
viajando viven historias emocionantes.


Autor: Jean marcos Correa
Categoría B - Cuento, poesía y relatos
Alumno de 3º Grado de la Escuela de educación primaria Nº1315 Cooperación de Villa Gdor. Gálvez

Sr. Gómez. Maquinista a vapor. Talleres Villa Diego (FFCC RPB)
Sr. Gómez. Maquinista a vapor. Talleres Villa Diego (FFCC RPB)
Sr. Gómez. Maquinista a vapor. Talleres Villa Diego (FFCC RPB)



Acompañá a Marga! Pre-afiliate al GEN

Con tu afiliación nos ayudás a seguir trabajando por un país mejor.

Participá del proyecto participativo para sumar pasos bajo nivel de las vías

Mejorar la conectividad, favoreciendo la convivencia de vías y calles

Conocé nuestra plataforma de ideas y proyectos para VGG

Javier Moreno te invita a ver nuestros videos sobre proyectos y recorridas