Partido GEN de Villa Gobernador Gálvez
Partido GEN de Villa Gobernador Gálvez
El poder de las ideas
GEN VGG
PROYECTOS MEDIO AMBIENTE INFRAESTRUCTURA
Lunes 09 de mayo del 2011

Proyecto Calles Verdes. En armonía con el medio ambiente

Como con poca inversión se puede otorgar una mejor calidad de vida a los barrios de la periferia de manera provisoria o como política de estado en cuidado del medio ambiente.


El foco en el problema

Uno de los problemas más importantes que sufren los barrios de la periferia de Villa Gobernador Gálvez (y en la mayoría de las ciudades de nuestro país) son las eternas calles de tierra.

En VGG todavía existen numerosas calles sin asfaltar, que son de tierra y algunas con sutiles mejorados. La mayoría de estas conviven con zanjas a cielo abierto que contienen los desechos pluviales y hasta cloacales de los domicilios, estando a la intemperie estancados por días y días.

Estos efluentes contaminan las napas subterráneas, emanan olores nauseabundos y le otorgan una desagradable estética a la calle, desvalorizando las propiedades que allí se edifican.

Además de estos puntos negativos, las zanjas a cielo abierto, son un foco de enfermedades por la convivencia de insectos y roedores.

Las inundaciones son comunes, ya que por lo general, dichas zanjas casi no reciben mantenimiento, por lo que el agua servida y el agua de lluvia no escurre de manera correcta durante las lluvias.

Las eternas excusas para no erradicar las calles de tierra

Durante todas las gestiones municipales, los barrios de la periferia fueron quedando relegados de las obras esenciales para un buen nivel de vida.

En la reciente gestión de Jorge Murabito, estos barrios recibieron algunas mejoras como entubamientos de las mencionadas zanjas en algunas calles, convirtiéndose en desagües pluviales acompañados de un mejor servicio de limpieza.

Pero mas allá de estas obras que se vienen realizando, las calles de tierra son muy numerosas y se estima que al ritmo actual de obras, y el crecimiento demográfico de la ciudad, llevarían muchos años totalizar la cantidad de calles asfaltadas.

La vecina ciudad de Rosario se encuentra en similares condiciones, aún no ha podido terminar de asfaltar el total de calles, y muchas de las calles en los barrios de la periferia, son sin cordón cuneta, por lo cual estos mejorados conviven aún con las zanjas.

Una excusa eterna son las limitaciones de los presupuestos municipales para realizar estas obras, muy costosas, por lo cual deja al descubierto que estos barrios deberán convivir con la tierra y las zanjas por varios años.

Un poco de sentido común para buscar la solución a corto plazo

Si bien, es verdad que con los presupuestos actuales destinados a obras públicas, es imposible asfaltar la totalidad de la ciudad en unos pocos años, esta propuesta que les presento en este blog busca encontrar una solución a corto plazo provisorias o no, hasta que se puedan realizar las obras finales de pavimentación con desagües pluviales y cloacales.

Cuando me refiero a esto, quiero decir que es un buen proyecto para otorgarle a los barrios una mejor calidad de vida hasta que se realicen las obras completas como asfalto definitivo, cloacas, desaguës, etc. Tampoco debería descartarse su carácter de obra definitiva, por sus numerosos beneficios directos e indirectos.

Pero a su vez, confío en este proyecto como una obra que respete el medio ambiente. Estoy convencido que la urbanización debe ser más amigable con el medio ambiente. Evitar las “ciudades secas”, sinó combinar el cemento con el verde natural del lugar.

Un entorno más verde, permite una mejor calidad de vida, más árboles para purificar el aire que respiramos y servir como “acondicionadores de aire” con su sombra que permite que la sensación térmica no sea tan alta, especialmente en verano.

Más césped para contener el agua de lluvia y darle un aspecto más natural a los barrios.

Este proyecto de “calles verdes” con bloques huecos de hormigón, que permiten el crecimiento del césped y drenan muchísimo más rápido el agua de lluvia, permitiría mejorar la calidad de vida del vecino sin impactar en el medio ambiente.

En si, este proyecto personal, podría ser una solución final para encontrar una mejor convivencia entre el desarrollo urbano y el equilibrio ecológico.

Las calles asfaltadas y sus desagües entubados no son la solución perfecta, si no se planifica un verdadero plan de desagües en la ciudad. Si no se tienen en cuenta los distintos desniveles del terreno con un plan integral y si no se realizan obras de calidad para que sea eficiente durante varias décadas, de nada servirán las obras.

Hoy en día sufrimos diversos anegamientos luego de lluvias. Por ejemplo las avenidas San Martín y Juan Domingo Perón deben contener todo el caudal de lluvia de los barrios aledaños, por no contar estos con desagües pluviales propios. Día a día vemos como las bocas de tormenta de estas avenidas no dan abasto para drenar el caudal de lluvia. Por consiguiente el drenaje es lento y se producen amplios anegamientos que peligran la seguridad de los automóviles y peatones.

Proyecto de "calles verdes”

Mi propuesta consta de un asfaltado “virtual” con un drenaje natural del agua de lluvia. Es nivelar las calles de un determinado barrio para proveerle un desnivel natural para un correcto drenaje del agua.

Se realizarían los cordones cuneta de hormigón para eliminar las zanjas y otorgarle un mejor aspecto al barrio. A su vez, estos cordones permiten soportar la presión de los bloques de cemento, para que se mantengan nivelados, y no sufran roturas o deformaciones.

Los bloques de cemento son una solución para combinar césped con superficies transitables, como patios, entradas de autos y senderos. La superficie resultante desagota el agua por sí misma, en forma natural.

Cada bloque cubre el césped en un 50% y está construido en cemento vibrado y comprimido de alta resistencia. Se consiguen en diferentes formatos, tanto rombos como cuadrados, en el color del concreto o en gris, rojo o negro. Su espesor varía entre 8 y 10 cm y cada unidad pesa entre 16 y 19 kilos. Se venden por unidades o por m2.

Para colocarlos se debe desmontar, de acuerdo al espesor del bloque elegido, de 9 a 11 cm de la tierra vegetal. En su lugar se coloca tosca o escombros y se apisona muy bien. Luego se distribuye una capa de arena de 1 a 2 cm de espesor sobre la que se asentarán los bloques.

Para evitar que los bloques se muevan del lugar, se debe colocar un cordón perimetral. Luego se rellenan parcialmente las cavidades con la tierra vegetal. El lugar restante se completa con tierra mezclada con semillas o recortes de panes de césped y queda listo para usar. Luego el pasto debe cortarse con bordeadora.

Un jardín en la calle

Este sistema de bloques es muy usado en grandes jardines, donde se transita con vehículos.

Estos aplicados a calles, permitirían una calle más prolija, y los automóviles no tendrían contacto con la tierra, evitando los conocidos anegamientos de autos en el barro, en días de lluvia.

Muros naturales en las veredas

Como se puede ver en el gráfico 1, en las veredas se dejará en las verdas una franja de aproximadamente 1 m libre para cesped. Esto permite una estética más natural a las veredas y mayor área verde para absorber agua de lluvia.

En esa franja se plantarán arbustos rígidos de aproximadamente 0,70 m de altura para formar un cerco natural, que impida a los peatones cruzar por la calle fuera de las esquinas. Esto incentiva a cruzar por las sendas peatonales, aumentando la seguridad de los peatones, ciclistas y automovilistas.

Pros +

Drenaje pluvial natural: En días de lluvia, el agua drenaría rápidamente entre los bloques, para escurrirse entre estos hacia la tierra debajo, sin necesidad de realizar largos recorridos hasta un drenaje.

Fuente natural de vida para los árboles y plantas de veredas: Permite absorber la mayor cantidad de agua pluvial posible, fuente necesaria de los árboles y plantas para mantenerse con vida y crecer normalmente. El exceso de veredas secas (totalmente cubiertas por mosaicos o cemento), ahogan a los árboles, ya que no poseen la suficiente superficie libre para absorber el agua de lluvia.

Climatizador ambiental: La vegetación (árboles y plantas) como el césped, permite mantener la humedad del suelo, beneficiando el crecimiento de los árboles y permitiendo el filtrado de monóxido de carbono que emanan los automóviles y los seres humanos. Mientras menos cemento haya, menores serán las temperaturas en verano, ayudando a mantener el clima templado de la zona. El hormigón aumenta el reflejo del sol, absorbe el calor y se convierte en un espejo que refleja todo el calor posible a las casas cercanas.

Evita inundaciones: Al permitir absorber el agua de lluvia, evita que viaje hasta calles con desagües, evitando anegamientos e inundaciones.

Tránsito seguro: Este sistema anula las calles de tierra, por lo cual permite una conducción más segura, evitando el excesivo polvo en épocas secas y el barro en épocas de lluvia.

Permite además que circulen normalmente el tránsito liviano, especialmente ambulancias, que son las más perjudicadas, ya que en calles de barro, muchas veces no pueden transitar y esto pone en riesgo la vida de muchos vecinos que esperan este vital servicio médico.

Contras

Mantenimiento: Claro que este sistema necesita de la colaboración de la Municipalidad, realizando un frecuente mantenimiento del césped que crece entre estos. Un mantenimiento mensual sería el adecuado. En si, no debería tomarse este punto como una contra, ya que es una obligación de la Municipalidad de mantener los espacios públicos en condiciones.

Conclusiones

Este sistema puede servir provisoriamente o definitivamente para dotar de una mejor estética y calidad de vida a barrios con calles de tierra y zanjas a cielo abierto. Se puede realizar con muchísima menos inversión que la necesitada para realizar pavimento y desagües pluviales. Además este sistema permitiría facilitar la remoción de los bloques de hormigón para obras posteriores como redes de cloacas, entubamiento de redes eléctricas o telefónicas entre otras. Permitiendo a posteriori volver a colocarlas. Esto permitiría menores costos y tiempos de obra.

A su vez sería un gran avance de planificación de barrios más amigables con el medio ambiente.

Este sistema está diseñado para barrios de leve tránsito, mas que nada residenciales.

 

Autor e investigación: Javier Moreno

Prohibida su difusión o uso sin el consentimiento del autor.

Gráfico 1: Barrios sin zanjas con drenaje pluvial natural.
Gráfico 1: Barrios sin zanjas con drenaje pluvial natural.
Gráfico 1: Barrios sin zanjas con drenaje pluvial natural.
Gráfico 2: Zanja en calle de tierra
Gráfico 2: Zanja en calle de tierra
Gráfico 2: Zanja en calle de tierra
Gráfico 3: Modelo de bloque
Gráfico 3: Modelo de bloque
Gráfico 3: Modelo de bloque
Gráfico 4: El diseño de los bloques exige que los automovilistas reduzcan la velocidad.
Gráfico 4: El diseño de los bloques exige que los automovilistas reduzcan la velocidad.
Gráfico 4: El diseño de los bloques exige que los automovilistas reduzcan la velocidad.
Gráfico 5: Vista de un piso real.
Gráfico 5: Vista de un piso real.
Gráfico 5: Vista de un piso real.



Participá del proyecto participativo para sumar pasos bajo nivel de las vías

Mejorar la conectividad, favoreciendo la convivencia de vías y calles

Conocé nuestra plataforma de ideas y proyectos para VGG

Acompañá a Marga! Pre-afiliate al GEN

Con tu afiliación nos ayudás a seguir trabajando por un país mejor.

Javier Moreno te invita a ver nuestros videos sobre proyectos y recorridas